¿Es posible sanar el medio ambiente?

¿Es posible sanar el medio ambiente?

Publicado el 18 de febrero de 2021.

2020 fue sin duda alguna un año excepcional en muchos sentidos. Si bien la pandemia del COVID-19 representó enormes desafíos para el área médica, gobiernos y reinvención laboral para las empresas, también es cierto que, ambientalmente, la mejora a nivel mundial provocada por una menor emisión de dióxido de carbono (CO2) fue bastante positiva.

El efecto más notorio ha sido una gran descontaminación atmosférica, reflejándose una mayor pureza en cielos y ríos a nivel mundial; contaminación que, hasta hace poco, avanzaba rápidamente y provocaba efectos devastadores que empeoraban el cambio climático.

Podemos tomar como ejemplo de este caso a China, ya que ha sido uno de los países que más evidencia tuvo sobre el beneficio que la disminución sostenida de CO2. Según la NASA, este efecto es “al menos en parte” debido a la desaceleración económica que ha resultado del brote. Basados en esta estadística, el presidente chino, Xi Jinping, anunció el compromiso de su país para llegar al tope de sus emisiones de carbono antes de 2030, y alcanzar la neutralidad para 2060. Este anuncio que podría ser decisivo en la lucha global contra la crisis climática.

Por nuestra parte, Chile también ha avanzado en establecer metas y normativas para reducir sus emisiones de carbono y aportar a la sustentabilidad del medio ambiente. Durante 2020 se hizo pública la nueva meta de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de Chile, destacando, entre otras medidas, bajar las emisiones progresivamente hasta un nivel de 95 Mt CO2 en 2030 (mediano plazo) y carbono neutralidad en 2050 (largo plazo).

Además, se comprometió a reducir en 25% las emisiones totales de carbono negro para 2030, la creación de planes estratégicos para la gestión de las 101 cuencas del país, restauración de un millón de hectáreas de paisajes y la reforestación de 200 mil hectáreas de bosques que contribuyan en la captura de CO2 que hay en la atmósfera. De estas últimas, 70 mil deben ser especies nativas.

En este sentido, en Hidronor estamos comprometidos con el aporte a la sustentabilidad del planeta. Por eso, desde hace 25 años sumamos a esta causa gracias a nuestra gestión y tratamiento de residuos industriales peligrosos y no peligrosos. Además, contamos con una planta que transforma en energía eléctrica el biogás extraído del relleno sanitario de Copiulemu, en la Región del Biobío. Este proceso reduce la emisión de gases de efecto invernadero, así como también los olores asociados a los gases emitidos por la acumulación y descomposición de residuos orgánicos.

Sanar el medio ambiente sí es posible y es tarea de todos, y juntos, con nuestras acciones, podemos contribuir a la mejora deseada.