Las pilas son residuos peligrosos

Las pilas son residuos peligrosos

Publicada el 05 de julio del 2017.-

De acuerdo al Decreto N° 148 los residuos peligrosos son desechos que presentan características tóxicas, reactivas o corrosivas, que los convierten en un riesgo para la salud pública y/o el medio ambiente. Este tipo de desperdicios puede encontrarse en nuestras casas en forma de pilas, lubricantes, pinturas, herbicidas, baterías de auto, insecticidas, aceites de motos y cartuchos o tóneres de impresora.

Las pilas, por ejemplo, se consideran un residuo peligroso por contener componentes químicos perjudiciales para la salud y la naturaleza. Al romperse, la pila libera compuestos tóxicos como mercurio, cadmio, níquel y plomo, los que pueden dañar el sistema nervioso, producir cáncer y fallas renales. Adicionalmente son capaces de contaminar las aguas y adherirse a peces o plantas, llegando de igual forma al consumo humano. Asimismo, pueden liberar manganeso o zinc, los que en concentraciones mínimas podrían eliminar la vida acuática.

Para evitar riesgos, las pilas no deben tirarse al baño, ríos o al mar, ya que son capaces de contaminar la cantidad de agua que necesita una persona para alimentarse toda su vida. Asimismo, no deben enterrarse ni botarse a la basura, porque sus compuestos se diluyen de tal forma que podrían llegar a las aguas subterráneas y a los alimentos que crecen bajo tierra, contaminando a las personas o animales que los consuman. Tampoco deben quemarse, ya que son altamente corrosivas y pueden explotar o producir vapores tóxicos. La forma adecuada de deshacerse de este tipo de residuo peligroso es entregarlas a los sitios de acopio designados, como municipalidades, colegios o puntos limpios. 

Fuente: Asociación Llanquihue