“Los nuevos protocolos y normativas implicarán importantes desafíos para las empresas medioambientales”

“Los nuevos protocolos y normativas implicarán importantes desafíos para las empresas medioambientales”

Publicado el 22 de diciembre de 2020.

Te invitamos a leer la entrevista de radio Conquistador (programa “Hablando con la minería”) realizada el 11 de diciembre de 2020 a Jorge Montt, gerente general Hidronor Chile, donde expone algunos temas clave y relevantes para la industria en materia regulatoria y economía circular durante este 2020.

Cuéntanos Jorge, ¿cuál es la historia de Hidronor?

En Hidronor Chile llevamos más de 25 años entregando soluciones de recepción, gestión y tratamiento de residuos, atendiendo a la gran minería del norte de nuestro país y a las grandes y medianas empresas de la zona.

Las soluciones que ofrecemos las implementamos a nivel nacional, y esta es una característica que nos destaca como compañía dedicada al tratamiento y disposición de residuos industriales y peligrosos.

Recibimos este tipo de residuos desde cualquier punto del país, y contamos con tres plantas de tratamiento: una de ellas ubicada en la región de Antofagasta (camino a Calama); una segunda planta en la Región Metropolitana, en la comuna de Pudahuel, y una tercera en la octava región, en la comuna de Florida. Gracias a esto logramos dar cobertura a todo Chile, lo que implica una gran responsabilidad ya que recibimos solicitudes provenientes de todo el país, ya sea en cuanto a servicios, consejos, emergencias, charlas educativas, y un sinfín de actividades que hacen que nuestro día a día sea bastante dinámico.

El tratamiento de residuos, si bien puede ser automatizado, en su fase inicial debe ser recepcionado y debe existir acercamiento. ¿Cómo han manejado este tema durante la pandemia?

Nuestra actividad como compañía dedicada al tratamiento y disposición de residuos peligrosos es considerada por el Ministerio de Interior como de “tipo esencial”, y a través de salvoconductos especiales para nuestro personal henos logrado seguir operando de manera “casi normal” durante esta pandemia, lo cual ha sido un tremendo desafío para Hidronor, pero lo hacemos con mucho entusiasmo porque sabemos que hacemos un gran aporte al medio ambiente y nos mantenemos firmes nuestro compromiso hacia la sustentabilidad del país.

Respecto de la clasificación de residuos sólidos ¿cuáles son los más peligrosos con los que trata Hidronor?

Recibimos residuos que contienen arsénico, por ejemplo, proveniente de algunas fundiciones. Este es un componente complejo y sumamente dañino para la salud de las personas. También remediamos ambientalmente algunos pasivos ambientales de algunas empresas, como estanques de almacenamiento de hidrocarburos que no fueron sellados debidamente y con el tiempo han ido permeando parte del material al terreno. Nosotros nos encargamos de remediar esa tierra contaminada, la tratamos y la disponemos. Esto nos ocurre con frecuencia en el norte del país.

Hoy en día se están dando una infinidad de debates en el marco regulatorio. Desde ese punto ¿cuál es el desafío que ve Hidronor en esta instancia?

Desde el punto de vista regulatorio tenemos un tema que nos pega a todas las empresas que nos dedicamos a esta labor, dado que en Chile estamos hace ya varios años adoptando protocolos de los países OCDE que nos obligan a “vestirnos de pantalón largo”, y esa obligación es a nivel de industria. Esto va a implicar que todas las compañías dedicadas a temas ambientales tengan que ponerse a la altura, invertir, y estar a la vanguardia en investigación y desarrollo. Deberán aportar y subirse al carro de la economía circular porque es lo que finalmente exigirán los acuerdos y alianzas que hemos hechos a nivel de la OCDE. Se busca “obligar” a la industria a hacer un upgrade en términos de sus estándares de procesos y calidad, y por eso es tan importante el ámbito de investigación y desarrollo en esta materia, ya que hay residuos tan complejos que muchas veces hay que analizarlos en laboratorios como los nuestros y hacer ensayos de trazabilidad para validar que el que sea implementado sea efectivo y disminuya la peligrosidad, y en ese sentido en Hidronor Chile estamos comprometidos a seguir con investigaciones y desarrollos de nuevos tipos de tratamiento.

¿Cómo ves estas modificaciones de ley que pretenden hacer responsables de los residuos a aquel que los emite, y respecto de la cadena de valor en torno a las actividades de Hidronor, no solo en tratamiento de residuos sino que en cuanto a la recuperación de alguno de ellos?

Lo primero que nosotros declaramos es que Hidronor es parte de la solución y no del problema, ya que nuestro negocio es hacer justamente un bien ambiental. Tomamos los residuos que generan las industrias y las mineras, que los derivan a nosotros para su posterior tratamiento y disposición final de forma segura.

Esto nos plantea una tremenda responsabilidad ya que implica tener autorizaciones sanitarias y ambientales para poder tomar parte de estos residuos que nos llegan y reutilizarlos en algunas aplicaciones puntuales.

Por ejemplo, en Hidronor recibimos aceites usados, lubricantes, solventes y pinturas en desuso, y esos residuos, a través de un proceso que requiere de estudios, prueba y error (pero que hace muchos años ya tenemos en práctica), se convierten finalmente en aceites que sirven como combustible alternativo. Esto es economía circular pura, porque recibimos residuos que antiguamente se habrían solidificado y llevado a nuestro depósito de seguridad, pero ahora tomamos este residuo, lo mezclamos, filtramos y lo transformamos de nuevo en un combustible, por lo que vuelve al ciclo productivo.

La labor que hace Hidronor es muy importante para poder hacer sustentables los procesos productivos, aportar a la economía circular, y cubrir estos requerimientos a nivel nacional.